Billo’s Caracas Boys?

| 05/17/2014

Que ha pasado con la orquestaEscribo estas líneas en respuesta a las numerosas per­sonas que me han expre­sado su pre­ocu­pación y tris­teza por el dete­ri­oro de las múlti­ples orques­tas que se hacen pasar por la Billo’s Cara­cas Boys.

Después de la muerte de papá, la inten­ción de la mayo­ria de los herederos fué la de man­tener el impor­tante legado de la orquesta Billo’s Cara­cas Boys, teniendo en mente la gran respon­s­abil­i­dad que esto rep­re­sentaba frente a leal­dad de can­ti­dades de Bil­ló­manos que todavia mantienen viva su memo­ria y cel­e­bran sus canciones.

Des­gra­ci­ada­mente para unos pocos la orquesta fué vista no como una impor­tante tradi­ción, sino como un nego­cio. Seis dias después de la muerte de papá uno de los her­manos, en con­junto con el señor Telmo Perez, solic­itó de man­era sec­reta el nom­bre de la Billo’s para uso y ben­efi­cio pro­pio e inex­plic­a­ble­mente, se le fué con­ce­dido. Gra­cias al her­mano mayor, Char­lie Frómeta, esta irreg­u­lar­i­dad fué detec­tada y se pudo legalizar la oposi­ción del resto de los her­manos. El liti­gio legal, que comenzó en 1990, cul­minó 15 años después con la sen­ten­cia defin­i­tiva que emite el Tri­bunal Supremo de Jus­ti­cia. El mismo establece que el nom­bre de la  Bil­los Cara­cas Boys les pertenece no a uno, sino  a todos los suce­sores. Esto incluye los dere­chos mar­car­ios entre otros: sello, logo, lo que tenga la pal­abra “Billo” al igual que el nom­bre “Billo’s Cara­cas Boys” y  descrip­ciones tales como “la más pop­u­lar.” Fal­tos de recur­sos económi­cos (en franco con­traste con los Frómeta Per­aza, los cuales se apro­pri­aron de la orquesta y sus ganan­cias) y no con­tando con una jus­ti­cia efi­caz y trans­par­ente, la batalla fué muy desigual y esto per­mi­tió que la orquesta fuera uti­lizada de man­era vis­i­ble y en fla­grante vio­lación de la ley. Con­se­cuente­mente, la Billo’s fué pasando de mano en mano de per­sonas cada vez más aje­nas musi­cal­mente y menos capaces de man­tener la alta cal­i­dad e imá­gen que papá man­tuvo por mas de 50 años.  A sabi­en­das que no podrían usar el nom­bre de la orquesta en Venezuela Amable Frómeta recurre a un sub­terfu­gio (sin basa­mento legal) de reg­is­trar a la orquesta en Colom­bia y pre­sen­tarla en Venezuela como orquesta “extran­jera.” Paradóji­ca­mente, se refiere públi­ca­mente a la  orquesta como perteneciente a la suce­sión y sin embargo la maneja como un nego­cio de lucro pri­vado. La orquesta entonces se fué con­vir­tiendo en una car­i­catura de la Billo’s ya que lo que ha imper­ado es tratarla como la gal­lina de los huevos de oro.

No nos quedó otra que esperar, como pre­visto, a que la fraud­u­lenta orquesta Billo’s Cara­cas Boys comen­zara a dete­ri­o­rarse hasta con­ver­tirse en la car­i­catura de lo que hoy es. Como cualquier indus­tria donde el enriquec­imiento pre­cede a la cal­i­dad del pro­ducto el resul­tado ha sido pre­deci­ble y doloroso para la familia Per­aza Frómeta, ya que ha cau­sado una lucha pública y ver­gonzosa entre las orques­tas a cargo de Amable Frómeta en con­tra de Telmo Perez y Adrián Frómeta, ambos ban­dos en una pugna por val­i­dar su orquesta respec­tiva como la verdadera.

Para mi en lo par­tic­u­lar ha sido un pro­ceso muy doloroso y la única cosa que me queda es pedirles dis­cul­pas y ase­gu­rar­les que la batalla por el rescate de la orquesta ha sido dura y cos­tosa en todo sen­tido. Afor­tu­nada­mente con el paso del tiempo el público que conoce la aut­en­tica tradi­ción musi­cal de la Billo’s  se ha dado cuenta que las bur­das copias que exis­ten en estos momen­tos no son la que conocieron ‚ni tam­poco unas que mere­cen o están autor­izadas a lla­marse la Billo’s Cara­cas Boys.

Me ale­gra saber que a pesar de este per­cance, la memo­ria y tradi­ción Bil­lista sigue vivita y cole­ando, y es por eso que humilde­mente quiero ofre­cer esta página inter­net a aque­l­los que todavia la cel­e­bran y aque­l­los otros que la enal­te­cen bajo la tutela de músi­cos tal­en­tosos que, con el favor de Dios, proyec­tarán el legado de papá a gen­era­ciones futuras.

Ten­gan la seguri­dad de que con­tin­uare­mos luchando por una orquesta que se merezca el título de la Billo’s Cara­cas Boys. Mien­tras tanto recomiendo a aque­l­los dis­puestos a con­tratar a cualquiera de estas orques­tas, que con­sul­ten con un abo­gado que les per­mita con­statar que la orquesta que con­tratan es legal y digna de lla­marse Billo’s Cara­cas Boys.

Tags: , , , , , , , ,

Categoria: Hoy

Cerrado para comentarios